¿Qué tareas domésticas pueden hacer los niños y niñas y a qué edad?

vasos

vasos

¿Qué tareas domésticas pueden hacer los niños y niñas y a qué edad?

Cuando era pequeña mi madre hacía jerséis de lana para vender. Las clientas pasaban por mi casa a cogerse las medidas y elegir los colores. Nuestra obligación, la de mi hermana y la mía, era ir a entregarlos a las casas cuando ya estaban terminados. Teníamos 6 y 9 años respectivamente. A veces, nos daban propina y otras no, por lo que el tener que hacer el recado no era algo que nos apeteciera siempre, pero había que hacerlo. Esa era una manera de contribuir en las tareas de la casa. Las otras: quitar el polvo de nuestra habitación el sábado, barrer la cocina después de comer todos los días y hacer nuestras camas. Era lo que teníamos que hacer y nadie protestaba, tampoco mis padres por atendernos y trabajar al mismo tiempo.

Recientemente publicamos en la página de Facebook de Kamira un artículo que decía que según la Universidad de Stanford “lo básico para que un niño tenga éxito cuando sea mayor es que pongan la mesa, que bajen a por el pan y que jueguen a su bola por pura diversión. Lo de toda la vida, vamos. Y si saca malas notas, quizás necesita un extra de amor”.

images

Hoy en día todo parece funcionar con premios y castigos en la educación de nuestros hijos y los niños y niñas no deberían ser premiados por algo que debería ser lo normal en su contribución a la comunidad familiar. Las tareas que les encargamos no son para aliviar la carga de los padres ni para aprovechar el tiempo libre de los hijos o entretenerlos, son para hacerlos más fuertes para enfrentar la vida.

También, en otro artículo que compartimos con vosotros, Eva Millet en su último libro “Hiperpaternidad”, de Plataforma Editorial sostenía que  “Como padres nuestro trabajo es estar pendientes de los hijos pero sin intervenir a la primera ni hacer un drama. Hemos pasado de tener hijos mueble, a los que hacíamos poco caso, a tener hijos altar, a quienes veneramos”.

No es extraño observar a las puertas de un colegio como los niños salen en tropel al final de las clases en busca de quien haya venido a buscarlos y tras el saludo, unas veces más efusivo que otro según la edad y el talante del menor, un alto porcentaje procede a hacer la misma maniobra: se descuelga la mochila, como si ya no fuera nada que tuviera que ver con él y se la pasa al adulto que ha venido a recogerlo. Esto no debería ser así, es su mochila y su responsabilidad. Estamos de acuerdo en que si la mochila es muy pesada debemos ayudarle. Por ejemplo, sacándole un par de libros pero devolviéndosela para que ellos la porten porque sus cosas son sus cosas y por lo tanto su responsabilidad.

anne-y-leire

Anne tiene tres años y le encanta jugar con muñecas. Les da de comer, las viste, les hace la cama, las tapa, las destapa, así en un ciclo sin fin con el que puede estar entretenida toda la tarde. Está jugando, por supuesto, y se está divirtiendo,  por lo tanto también se divierte si le pedimos que nos ayude a hacer la cama, a meter la ropa en un cesto o a recoger sus juguetes. Si estas tareas las incorpora como algo normal, conforme vaya creciendo no las verá como una obligación y por lo tanto estará más dispuesta a colaborar sin protestar.

Si los niños observan que lo hacemos todo por ellos desde que son bien pequeños, sentirán que están en su derecho de no hacer nada conforme crezcan.

Debemos adaptar lo que empieza como un juego cuando son más pequeños a los que luego serán sus pequeñas responsabilidades conforme crezcan y de esta manera evitaremos las protestas.

Desde Kamira os queremos orientar sobre las tareas que pueden hacer nuestros hijos según la edad que tengan.

Entre los 2 y 3 años

A esta edad las tareas las hacemos con ellos y con nuestra supervisión pero es bueno que sientan que son sus tareas:

anne

  • Ayudarnos a hacer su cama
  • Llevar la ropa sucia al cesto
  • Ordenar sus juguetes
  • Tirar los pañales a la basura
  • Si tenemos mascota, ayudarnos a alimentarla
  • Ayudarnos a preparar su biberón si sigue tomándolo
  • Comer sin demasiada ayuda
  • Ayudarnos a regar las plantas
  • Vestirse y desvestirse con ayuda

Entre los 4 y 5 años

A esta edad las tareas se amplían pero seguimos con la supervisión:

  • Colocar las sillas correctamente cuando hemos terminado de comer
  • Ayudarnos a poner y quitar la mesa
  • Dar de comer a la mascota y llenarle el recipiente del agua
  • Recoger los cubiertos ordenadamente en el cajón
  • Ayudar a quitar el polvo
  • Llevar su plato al lavavajillas
  • Colocar el papel higiénico
  • Vestirse con supervisión pero sin ayuda
  • Comer sin ayuda
  • Ayudarnos en el supermercado cogiendo los artículos que estén en la balda de abajo
  • Colocar la ropa sucia en el cesto

cesto-ropa

Entre los 6 y 7 años

  • A esta edad las tareas anteriores se siguen manteniendo con menos supervisión cada vez y se añaden estas otras
  • Ayudarnos a hacer la lista de la compra y a revisar lo que falta en la nevera
  • Hacer un bocadillo
  • Poner el lavavajillas
  • Poner y quitar la mesa
  • Llevar su ropa sucia al cesto y limpiarse los zapatos
  • Contestar al teléfono correctamente
  • Ser responsable de su aseo personal (lavarse la cara, peinarse, cepillarse los dientes…)
  • Mantener su cuarto ordenado
  • Preparar su ropa del día siguiente con supervisión
  • Empezar a ducharse sin ayuda, si practica algún deporte es fácil que lo hagan ya en el polideportivo

Entre los 8-9 años:

descarga

  • Hacer su cama con alguna dificultad
  • Recordar que tiene que prepararse el almuerzo para el colegio y hacerlo
  • Ayudar a pasar la aspiradora, barrer, fregar el suelo y quitar el polvo
  • Ayudarnos a poner la lavadora clasificando la ropa en dos montones: blanca y color
  • Guardar su ropa limpia en su armario ordenadamente
  • Sacar la basura
  • Ayudar a lavar el coche
  • Lavarse los dientes eficazmente sin que le obliguemos o se lo recordemos
  • Arrancar las malas hierbas del jardín
  • Prepararse el día anterior el equipo de deporte y la mochila sin recordatorios
  • Ducharse sin ayuda

Entre los 10-11 años:

  • Mantener su armario y cajones ordenados
  • Hacer la cama
  • Hacer los deberes sin ningún recordatorio y controlar cuándo tiene los exámenes
  • Atender a un hermano pequeño por ejemplo dándole de comer
  • Llenar el lavavajillas colocando cada cosa en su sitio y ponerlo en marcha
  • Controlar sus propias extraescolares.
  • Cambiar las toallas sucias por las limpias
  • Recoger el correo
  • Tirar la basura

Entre los 12-13 años:

  • Hacer la cama perfectamente
  • Organizar con ayuda su horario de estudio
  • Tener preparadas y a punto las cosas que necesita para sus aficiones
  • Coger trasportes públicos sin compañía
  • Hacer recados, comprar el pan, el periódico, la fruta.
  • Ayudar con los hermanos pequeños por ejemplo a vestirlos, desvestirlos, darles de comer, bañarlos y acostarlos
  • Ayudar a los padres en las pequeñas tareas de reparación de la casa
  • Recoger y limpiar la cocina
  • Tender la ropa y doblar las prendas que no necesiten plancharse

Pero lo más importante de todo es recordar que debemos creer en sus capacidades para hacer las cosas, corregirles con cariño en aquello que hagan mal y no precipitarnos a hacerlas nosotros por acabar antes.

Si este artículo te ha parecido útil, no olvides que semanalmente publicamos contenidos que serán de tu interés. Para seguirnos solo tienes que dar un “Me gusta” en el siguiente enlace: Facebook Kamira.

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR