La televisión y nuestros hijos

nino-television

niño televisión

La llegada del verano trae consigo las tan esperadas vacaciones escolares, dos meses y medio con los niños en casa y con un largo día por delante para llenar de actividades. Muchas de las horas de calor se pasan en la piscina, no cabe duda que el aire libre y los juegos en el exterior son el tiempo mejor empleado por nuestros chicos y chicas; pero el día es largo. En la mayoría de los casos las vacaciones escolares no coinciden con las vacaciones de los padres que tienen que hacer malabarismos para dejarlos atendidos. Los campamentos de verano pueden ser una solución pero lo que está claro es que nuestros hijos formarán parte de la casa durante muchas horas al día y la tentación de dejarlos a cargo de “la pantalla amiga” es grande, pero ¡ojo!, la televisión no es una niñera.

niños videojuegos

Según el panel Eurodata TV Worldwide de la consultora Mediamétrie, los niños españoles de entre 4 y 12 años pasan una media de 2 horas y 38 minutos al día frente a la tele. Estas horas se incrementan durante las vacaciones. Sentar a nuestros hijos frente al televisor o dejar que jueguen durante horas en el ordenador, la tableta o cualquier otro dispositivo electrónico, nos soluciona el problema inmediato porque así no molestan; pero a la larga un uso prolongado de los mismos favorece una menor atención en la escuela y en casa, sedentarismo e incluso violencia si no vigilamos los contenidos que consumen.

Por otra parte, si nuestros hijos se relacionan durante más horas al día con una pantalla, sea esta en el formato que sea, que con juegos que requieran su imaginación e ingenio o con personas, ya sean adultas o amigos de su edad, es probable que esto afecte al desarrollo de su personalidad y a las relaciones sociales en el futuro.

super héroes

Hay que tener en cuenta que los niños y niñas son auténticas esponjas: todo lo absorben, todo lo aprenden y con todo lo que les interesa se quedan; por eso hay que tener control de lo que ven y a lo que juegan. Desde Kamira os damos algunos consejos para que la relación de vuestros hijos y el surtido de pantallas con las que se relacionan sea más saludable:

 

  • Establecer un número de horas al día y los horarios en los que verán la televisión y no sobre pasarlas.
  • Poner una limitación de horas para jugar en la tableta o el móvil.
  • La Asociación Española de Pediatría recomienda un máximo de media hora al día para los niños menores de tres años y hasta dos horas, como muchísimo, para los más mayores. Eso incluye todo el tiempo frente a una pantalla, ya sea de televisión, ordenador, consola, tableta o teléfono móvil.
  • Elegir qué es lo que van a ver y los juegos con los que se van a entretener. No cabe duda de que los y las pequeñas pueden aprender con la televisión y los juegos pero no todos los contenidos son apropiados. Por ejemplo, los niños no distinguen si lo que están viendo es realidad o ficción y por eso en normal que la mayoría de ellos quieran ser superhéroes.
  • Sentarse en la medida de lo posible con ellos a ver la televisión.
  • Impedir que vean programas con violencia explícita. Las telenovelas, noticiarios o dramas pueden causar sufrimientos innecesarios a un niño.
  • Nada de televisión en las habitaciones de los niños: la habitación es un lugar de descanso y a veces de juego.
  • La hora de la comida es para estar en familia sin ningún otro invitado en la mesa.
  • Permítele que vea programas, pero no la televisión. No enciendas la televisión para ver qué ponen; consulta las parrillas de televisión para elegir previamente un contenido adecuado a la edad del niño.
  • Crear el hábito de apagar la televisión cuando se termina el programa. 
  • Evitar los dibujos animados que muestren a sus personajes sufriendo. Eso es muy común en las grandes películas de dibujos animados, en las que el niño se angustia al identificarse con el personaje. No hay evidencia de beneficios en que un niño sufra al ver una película infantil.
  • Enseñar qué es la ficción en contraposición a la realidad: los personajes en las películas son interpretados por actores y no por personas reales.

niño mando videojuegos

La celeridad con la que pasan las secuencias de las imágenes en televisión puede hacer perder a los niños el interés por otros juegos tradicionales que para ellos, se convierten en lentos, aburridos y sin interés. Pasar más tiempo frente a una pantalla que jugando con la imaginación puede convertir a nuestros hijos en pasivos. Hay que tener en cuenta que nuestros pequeños están iniciando su formación y que todo lo que vean, escuchen y vivan, influirá en su desarrollo.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR