Los niños y niñas que crecimos sin móvil

ninos_ignorando_museo

wasap vallekas

Pertenecemos a una generación que paso su infancia y adolescencia sin un móvil en la mano. Estábamos acostumbrados a esperar con ilusión y nerviosismo cualquier acontecimiento, ya fuera jugar en el parque después de las clases, las vacaciones o los cumpleaños. Eran momentos señalados porque significaban estar con nuestros amigos y amigas compartiendo horas inolvidables en las que el juego desarrollaba nuestra imaginación y las conversaciones potenciaban amistades.

Somos una generación que ha vivido en dos siglos y hasta en dos milenios, solo por eso somos especiales. Y, sin embargo, el cambio de época no lo han marcado el paso de los años. Como en toda revolución que se precie, el cambio ha venido por una nueva manera de estar en la vida. Las nuevas tecnologías marcan un antes y un después en nuestras mentes, en cómo pensamos y actuamos y en el modo en el que nos movemos por el mundo. Solo que nosotros hemos vivido en dos distintos sabiendo cómo hacerlo en ambos. Nuestras quedadas no se hacían por whatsapp y aún así siempre éramos capaces de reunirnos más de diez personas sin ningún problema. Al cine en pandilla se iba en un plan que se había establecido la semana anterior, nuestra agenda era a largo plazo, o al menos a medio. Las conversaciones tenían lugar de tú a tú y a la cara, con palabras que salían de las bocas y no de los dedos. Hoy en día no sabemos quedar si no lo hemos confirmado y requeteconfirmado cuatro veces por mensaje y cuando nos encontramos con las personas hay muchas cosas que ya nos hemos contado.

La inmediatez de la información en toda su amplitud es lo que ha cambiado y esa satisfacción inmediata de todo, es el modo en el que ven nuestros hijos el mundo. Están perdiendo algo que es innato al ser humano: la paciencia y el saber relacionarse, el vivir en sociedad. Ahora, si le das un libro o una revista a un niño es más fácil que deslice el dedo por la hoja que que la pase. El contacto del papel le es más desconocido que el tacto de una pantalla. A los diez años ya llevan al menos siete en contacto con una tablet y es entonces cuando les cae en las manos su primer móvil con lo que la relación con sus amigos pasará cada vez más de ser personal a virtual. Hoy en día los menores son capaces de interrelacionarse mejor por emoticonos que en persona, para ellos, una cara amarilla sonriente es la realidad.

No saben que preguntando a las personas también se puede obtener información. Esa imagen de ir con la familia en un coche de vacaciones a un sitio desconocido, tu padre se pierde, para el coche, baja la ventanilla y le pregunta al primer señor que pasa por la calle por la dirección y el señor contesta amablemente y todos nos despedimos de él con un gracias y un adiós, no existe porque ya llevamos el GPS incorporado en unos cinco aparatos en el mismo coche. No solo es que no exista sino que las nuevas generaciones no saben que eso es posible hacerse. Si van a algún sitio, se pierden en una calle y en ese momento se les acaba la batería, no caen en que pueden preguntar a la gente por la dirección.

ninos_ignorando_museo

Cuando yo estaba en 8º de EGB, un profesor contaba una anécdota de un viaje de estudios a Madrid. En el Museo del Prado uno de los chicos se había apoyado en el cuadro de Las Lanzas de Velazquezz e incluso dado una cabezada (en el siglo pasado no había un cordón de seguridad que impidiera tocar las obras). Bueno, al menos este chico vio el cuadro aunque solo fuera para apoyarse, más triste me parece la imagen de la izquierda.

Resulta irónico que las nuevas generaciones perciban la vida sin las nuevas tecnologías como algo histórico al nivel de le época romana y , por otro lado, la visión de nuestros abuelos del presente sea de una película futurista, incapaces de asimilar hasta dónde hemos llegado. Ya nos cuesta a nosotros hacerlo porque todo lo que pasa en Internet va más rápido que nuestro poder de asimilación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR